Los jugadores no dejan de entrenar y sale un tiempo ireal